Padres que tienen el cielo en las manos

Padres que tienen el cielo en las manos

Este mes queremos hacer un pequeño, pero muy merecido reconocimiento, a papás que han sido ¡fieles seguidores de la Academia 🏆 y fans #1 de sus hijos🕺🏻!

Son papás que acompañan a sus hijos a clases de baile (cuando pueden, aunque en muchos casos, son ellos quienes asumen esa responsabilidad), los apoyan en sus sueños y comparten con ellos sus emociones y alegrías cuando bailan.

¡Gabriel Sánchez es un padre que tiene el cielo en las manos!

Su hija María Luisa es una mujer feliz. Tiene 25 años y lleva bailando en la Academia 23 años.

Padres que tienen el cielo en las manos
Gabriel Sánchez, un padre que tiene el cielo en las manos.
Su vida laboral

Gabriel es Administrador de Negocios de Eafit (1981- 1986).

Lleva 35 años de su vida trabajando para diferentes empresas nacionales e internacionales.

Entre sus cargos más importantes se destacan:

La Vicepresidencia de Everfit. En esta empresa trabajó trece años como responsable directo de la Unidad Estratégica de Negocios.

De allí pasó a O – I Peldar. Cinco años como Vicepresidente de Mercadeo y Ventas y ocho años como Director Regional de Covet y Exportaciones.

Luego asumió la Gerencia General de Eduardoño por casi tres años.

En la pandemia gerenció Inspiramed, un proyecto que crea soluciones médicas.

Desde finales del año pasado es socio director de Top Management and Odgers Partners Company, una compañía de consultoría en búsqueda y desarrollo de talento.

¡Gabriel ha sido un líder integral en el ámbito laboral!

Padres que tienen el cielo en las manos
La familia Sánchez Navarro, una familia honesta, feliz y siempre unida.

Su empatía, amabilidad, sentido de responsabilidad, conocimiento y experiencia lo han llevado a ocupar posiciones muy importantes en todas las empresas donde ha trabajado.

En medio de todas estas empresas y de cargos tan importantes, la principal empresa de todas, ha sido su familia y el cargo de mayor responsabilidad ¡ha sido ser padre y ahora abuelo!

Su familia

Gabriel está casado con Vicky Navarro hace 29 años.

Tienen tres hijos, Paula, María Luisa, Simón y su nieto, Juan Martín.

¡Los tiempos y espacios para compartir con la familia están por encima de todo!

Sus sueños
Padres que tienen el cielo en las manos

El sueño de este padre y abuelo ha sido tener una familia honesta, feliz y siempre unida, así la distancia los separe.

Su hija mayor, Paula, es abogada, vive en Medellín y trabaja en Covalentte, una firma de abogados que brinda soluciones legales y contables.

María Luisa, también es abogada y alumna de la Academia desde hace 22 años. Próximamente se va a hacer una especialización a España. Así mismo, su hermano menor, va a estudiar Diseño en ese país.

¡La distancia pronto los va a separar físicamente, pero los lazos de amor de esta familia continuarán intactos para siempre!

Sus hobbies

Gabriel es muy deportista.

Practica el ciclismo, juega golf, monta a caballo y últimamente está aficionado a la pesca.

La vena del deporte la heredaron sus hijos.

Los tres hijos han sido muy disciplinados con el deporte. Simón jugó golf con el papá, Paula la mayor ha sido muy juiciosa con el gimnasio, pero Luisa, la de la mitad, es quizás quién lleva la delantera.

La rutina de Luisa empieza todos los días empieza a las 5:00 a.m. en el gimnasio y finaliza en la Academia a las 8:00 p.m. Y cuando digo todos los días es literalmente todos, excepto sábados y domingos que no tiene clase de baile, porque si tuviera, ahí estaba. Siempre presente.

A esa rutina hay que sumarle el football, un deporte que le apasiona.

¡Aún en la pandemia Luisa no ha parado de bailar!

Los primeros pasos de su hija

Luisis” entró a la Academia cuando tenía 2 años.

Con Luisa y Dani empezaron las clases de danza para los más pequeños.

Vicky, amiga y compañera del colegio, llevó a sus dos hijas a la Academia cuando supo que íbamos a empezar con clases de baile para los más pequeños.

Paula entró a un grupito de niñas más grandes y Luisa, que era la pequeña, entró con Daniela, mi hija, y otras amiguitas.

Sus alegrías

Los ojos de Luisa no han parado de brillar y su corazón de palpitar en los 22 años que lleva bailando en la Academia.

Ha sido una alumna comprometida, fiel, disciplinada, dedicada, entusiasta, amable y servicial que ¡ha puesto la danza, la Academia y sus amigas de baile por encima de todo!

“Muchas veces ha estado con cáscaras en la vida y persiste el baile” agrega su mamá.

Luisa siempre presente. Inauguración Academia, Sede Ciudad del Río, 2017

La principal alegría de Gabriel es ¡ver a su familia feliz!

Su sueño es que todos puedan trabajar y estudiar, pensando en la sociedad y aportando felicidad a sus familiares y amigos.

Sus recuerdos
Padres que tienen el cielo en las manos
¡Gabriel ha visto crecer a Luisa en la Academia!

Los recuerdos de este padre con su hija en la Academia son muchos.

Han sido más de 20 años llevando a Luisa a clases, recogiéndola, esperándola y acompañándola en todas las presentaciones.

Gabriel siempre ha estado en primera fila viendo a su hija. Con él, el resto de la familia, pues la comitiva siempre ha sido grande. Además de Luisa, casi todas las primas han estado en clases en la Academia.

“El baile hace parte de su formación, de su disciplina”, recuerda Gabriel.

“Mi disciplina la tengo principalmente gracias a mi papá”, Luisa.

Añade que “Luisa es una persona altamente disciplinada, se cuida, es saludable y cuando baila está haciendo lo mejor de su vida porque lo disfruta y lo hace cada vez que puede de la mejor manera”.

La historia de la Academia, o por lo menos la que empezó con los niños pequeños, está grabada en el cuerpo y en el corazón de esta bailarina.

“Verla convertida en una mujer profesional, independiente y sobresaliente en todo lo que hace me llena de felicidad”, agrega Gabriel.

Metamorfosis, 1998 (Gusanito rojo)
Génexis, 1999
Danzalophitecus, 2000
Su hija y el baile

“El baile le ha generado independencia, espacio, bienestar, belleza“, dice su papá y se puede confirmar cuando baila.

María Luisa irradia alegría, confianza, seguridad y belleza en todos los aspectos, físicos, sociales y ¡dancísticos!

¡Es una alumna que lleva el baile en su cuerpo y en su corazón!

Tiene un cuerpo atlético, flexible y saludable que, sumado a su disciplina, perseverancia y amor por la danza, le ha permitido dar pasos firmes y seguros en su recorrido por todas las técnicas, el ballet, el contemporáneo y el urbano.

“Le pone todo el amor y el corazón cuando baila”, dice Gabriel.

Recuerdo cuando entró a la Universidad, época en la cual muchas de las alumnas dejan a un lado las clases de baile por los horarios en la universidad, ella organizaba sus horarios para no perderse la clase.

Se necesita tener amor incondicional por el baile y una alta dosis de disciplina para llevar la vida académica y, ahora laboral, social y familiar a la par con la vida como bailarina como lo hace María Luisa.

Clases diarias, ensayos, presentaciones, entre otros… No todos lo logran, pero ella lo ha logrado y lo ha manejado a la perfección. Es sobresaliente en todo lo que hace y se propone.

¡Hasta tiene tiempo para salir con sus amigas, pasear y tener novio!

Duende, 2003
Estrella de los vientos, 2005
As de trébol, 2007

“Es un espectáculo verla crecer y gozar alrededor del baile”, dice su papá y agrega que “adora la Academia y a todas las personas”.

¡Gabriel Sánchez es un padre que tiene el cielo en las manos!

Fiesta, 2008
S.O.S., 2009
Sus opiniones

Gabriel opina que la Academia es un lugar donde toda la gente crece, se desarrolla como persona, madura y logra un alto nivel profesional.

“Es algo insuperable en Medellín”. Añade que es comparable con otras Academias de categoría mundial.

Hechizada, 2010
Imaginarium, 2011
Ambrosía, 2012

“Mi papá es mi fan #1 siempre y aunque me vea bailar mil veces siempre se siente orgulloso y emocionado”, dice María Luisa Sánchez.

Gabriel ve que en la Academia la gente aprende y le pone un nivel de compromiso gigantesco.

Luisa sabe que es un reto con ella misma y con la sociedad“, opina su papá sobre lo que significa para Luisa cada vez que hace una presentación.

Añade que cada aporte que hace lo hace con mucho amor y lo disfruta con el alma.

“Es un sueño verla bailando y compartiendo con la gente de la Academia donde ha creado un grupo de amigos muy especial” agrega Gabriel Sánchez, ¡un padre que tiene el cielo en las manos!

Sus recomendaciones

Este papá recomienda la danza para los hijos 100%.

“Bailar genera una gran diferencia con otros hobbies porque es saludable, es un deporte, es un reto, es desarrollar el oído, es querer la música y es querer a la gente alrededor de la música“, dice Gabriel.

Un papá como Gabriel es un papá que tomó la decisión de acompañar a sus hijos en sus hobbies para que los volvieran algo para su propia vida, que los acompañara y les permitiera su desarrollo profesional y mental.

¡Un papá con un hijo que baile tiene el cielo en las manos porque es la felicidad completa! asegura este papá.

Su mensaje para otros padres es que “nunca dejen a sus hijos abandonar esta carrera porque definitivamente es un regalo de Dios poder bailar y poderlo disfrutar de esa manera”.

Complementa que lo que se puede hacer como padre es acompañarlos para que vean la importancia del tema durante todas las etapas de baile, desde que están pequeñitos hasta que son personas maduras, como mi hija que ¡lo disfruta y creo que morirá bailando!

Banquete de danza, 2013
Padres que tienen el cielo en las manos

Papás como Gabriel son padres que tienen el cielo en las manos porque sienten que el baile ha sido “lo mejor que les ha pasado a sus hijos”.

Cree que su hija nunca va a dejar de bailar en la vida.

Agrega que la Academia es inmejorable y lo mejor que ha conocido.

¡Nos sentimos como de la casa!, concluye Gabriel.

Para nosotros, en la Academia, es un honor tener padres como Gabriel e hijos como Luisa.

La mezcla de este padre con esta hija ha dado como resultado no solo alegrías y satisfacciones a su familia sino a la nuestra, a la familia Claudia Cadena Danza.

Sentir que el tiempo, edad, estudio, novio, trabajo o cualquier otra situación que ocurra en la vida de las alumnas no sea un obstáculo para dejar de bailar en la Academia nos hace seguir trabajando con amor y pasión todos los días.

¿Dónde está la navidad?, 2014
Colombia, 2015
Cascanueces, 2016
Claudia Cadena Danza, una Academia para padres que tienen el cielo en las manos

Padres que tienen el cielo en las manos son padres que se sienten llenos de alegría y felicidad con sus hijos.

Esta sensación se logra por varios motivos y uno de ellas es por ¡el baile!

El baile le proporciona a los niños felicidad en su máxima expresión.

Testimonios como el de Gabriel Sánchez lo confirman.

Luisa dio sus primeros pasos de baile cuando a duras penas sabía caminar.

Los pasos que ha dado a lo largo de su la vida le han permitido ser una hija feliz y agradecida, una mujer segura e inteligente y ¡una bailarina que brilla por su energía, amor por el baile y cariño con la Academia y con todo su equipo!

Cosmos, 2017
Colores de Navidad, 2017

¡En Claudia Cadena Danza ofrecemos clases de baile para que tu y tus hijos tengan el cielo en las manos!

Papás como Gabriel Sánchez son padres que tienen el cielo en las manos porque sienten que el baile ha sido “lo mejor que les ha pasado a sus hijos”.

Escríbenos al WhatsApp y que el baile sea lo mejor que les pase a tus hijos +57 (324) 4613462